Disminución del rendimiento aeróbico con el calor

Ensayo conductual en imaginación
agosto 27, 2010
Validez del punto de deflexión de la frecuencia cardiaca como vaticinador del umbral de lactato en ciclismo
agosto 27, 2010
Mostrar todos

Disminución del rendimiento aeróbico con el calor

Es bien conocida la disminución del rendimiento físico en ejercicios de larga duración en condiciones térmicas adversas, que traen consigo una hipertermia y deshidratación significativas. Sin embargo, según un estudio realizado por Ely y col y publicado en la revista “Medicine and Science in Sports and Exercise”, la realización de un ejercicio máximo de 15 minutos de duración, tras un calentamiento de 30 minutos a una intensidad del 50%, se ve afectada por el calor de forma significativa, a pesar de que la temperatura central no sobrepasa los 38’5ºC. Al comparar el ejercicio realizado con 2 temperaturas ambientes diferentes (22ºC o 40ºC), los autores constatan una disminución del 17% en el trabajo total desarrollado en 15 minutos a 40ºC, considerando que la pérdida de rendimiento no está ligada a deshidratación ni a una hipertermia elevada, sino simplemente a la exposición al calor.

Está bien objetivado que el rendimiento aeróbico se ve afectado negativamente por el calor ambiente, pero muchas veces se ha relacionado la disminución del rendimiento a la superación de una temperatura central considerada crítica y que muchos investigadores han situado por encima de los 39ºC.

Sin embargo, hay otros autores que consideran que las condiciones climáticas adversas con temperaturas elevadas, traen consigo un mayor trabajo cardio-vascular ligado a un aumento del flujo sanguíneo cutáneo con el fin de intentar mantener la temperatura central estable, y ello supone en sí mismo un factor directo en la disminución del rendimiento aeróbico, a pesar de que la temperatura central del organismo no sea muy elevada.

Al respecto, Ely y colaboradores realizaron un estudio con 8 deportistas de nivel medio que eran sometidos a una simulación de una contrareloj en laboratorio, en 2 condiciones de temperatura ambiente totalmente diferentes; una de las pruebas se realizaba a 22ºC y la otra prueba se realizaba a 40ºC. En el protocolo de realización de las pruebas, los deportistas realizaban (a modo de calentamiento) un ejercicio de 30 minutos a intensidad fija del 50% del Consumo de Oxígeno Pico, a continuación tenían 5 minutos de recuperación para posteriormente afrontar la parte más importante de la prueba como era la realización de un ejercicio máximo de 15 minutos a intensidad libre.

El estudio titulado Aerobic Performance is Degraded, Despite Modest Hyperthermia, in Hot Environments fue publicado en la revista Medicine and Science in Sports and Exercise y constata que a pesar de que el tiempo de ejercicio máximo es de sólo 15 minutos y que la hipertermia es modesta (temperatura central por debajo de 38’5ºC), el rendimiento físico se ve adectado de forma importante, con una disminución del 17% en el trabajo total realizado cuando la temperatura es de 40ºC en comparación al mismo ejercicio realizado con una temperatura externa de 22ºC.

Aunque la temperatura central media del grupo (en ambas condiciones de temperatura ambiente) no supera los 38’5ºC, sí que hay diferencias en la temperatura central y temperatura cutánea entre la realización de ejercicio con temperatura externa de 22ºC o realizar el mismo ejercicio a 40ºC. La temperatura cutánea media durante el ejercicio máximo es de 31’14ºC cuando la temperatura ambiente es de 22ºC y se eleva a 36’19ºC cuando la temperatura externa es de 40ºC. Lógicamente ello refleja diferencias significativas en la eliminación del calor corporal, dado que el gradiente de temperatura entre temperatura central y temperatura cutánea es de sólo 1’43ºC cuando la temperatura externa es de 40ºC, mientras que ese gradiente aumenta hasta 6’74ºC cuando la temperatura ambiente es de 22ºC. Estas diferencias modifican las posibilidades de eliminación de calor y la dificultad añadida que trae consigo la temperatura ambiente elevada, tiene su reflejo en la evolución de la frecuencia cardíaca.

Las frecuencias cardíacas a lo largo del ejercicio son significativamente menores en los 10 primeros minutos de ejercicio al ejercitarse con temperatura ambiente de 22ºC (a pesar de que están desarrollando un trabajo externo significativamente más elevado) en comparación a cuando se ejercitan a 40ºC; esta diferencia de frecuencia cardíaca refleja la mayor deriva sanguínea al territorio cutáneo con el fin de eliminar calor, lo que supone una extracción de sangre de los territorios musculares activos, que está en la base de la disminución del rendimiento físico.

Fuente: Biolaster

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *