Lesiones de tren inferior frecuentes en ciclistas (1ª parte)

El entrenamiento contra resistencia en el ciclismo
Noviembre 16, 2010
Suplementación con creatina en el ejercicio
Noviembre 23, 2010
Mostrar todos

Lesiones de tren inferior frecuentes en ciclistas (1ª parte)

En los ciclistas es importante tener en cuenta, a la hora de valorar algún problema, si ha tenido algún cambio reciente en el equipamiento (incluyendo el sillín, las zapatillas y las calas), en la posición de la bicicleta o en la altura del sillín, y en los hábitos de entrenamiento. En cualquier caso, algunos de los problemas más comunes de tren inferior en los ciclistas suelen ser los siguientes:

Síndrome doloroso femororrotuliano

El síndrome doloroso femororrotuliano, a menudo conocido como “rodilla de corredor”, es un descriptor genérico para el dolor en la parte anterior de la rodilla relacionado con un espectro de desórdenes de la articulación femororrotuliana.

Los deportistas típicamente notan un dolor en la parte anterior de la rodilla que puede deberse a cargas repetitivas en la articulación durante carrera a pie, saltos o bicicleta; que se agrava por subir o bajar escaleras o colinas; y también se ve agravado por permanecer sentado con las rodillas flexionadas (signo de teatro). La exploración física puede revelar una mala alineación, dolor ante la compresión de la rótula, crepitación en una extensión activa y el signo “J” positivo. Como con la mayoría de las lesiones por uso excesivo, es recomendable una modificación en la programación del entrenamiento. Los ciclistas pueden necesitar ajustar la altura del sillín, su posición encima de la bicicleta o las calas. Otras estrategias para el tratamiento pasan por ejercicios de rehabilitación dando especial atención al recorrido de la rótula y al reforzamiento del vasto medial, hielo, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), o el uso de artefactos ortopédicos (ej., rodilleras de goma con agujero rotuliano) para enderezar una posible desviación de la rótula.

Síndrome por estrés medial de la tibia

El síndrome por estrés medial de la tibia se refiere a un dolor durante el ejercicio en el borde posteromedial de la sección media a distal de la tibia. Esa condición puede provenir de una sucesión de lesiones por estrés en el hueso y se puede manifestar como una periostitis, reacción al estrés o una tendinopatía a lo largo del origen tibial del músculo tibial posterior. Este síndrome también se relaciona con algunos factores biomecánicos, como la hiperpronación. El síndrome por estrés medial de la tibia de grado leve  se asocia a un dolor sólo durante el ejercicio, mientras que un síndrome por estrés severo puede causar dolor incluso en reposo.

La exploración física revela sensibilidad a lo largo de varios centímetros en el borde posteromedial de la tibia. El tratamiento incluye modificación de la actividad, estiramientos, hielo, AINEs y atención a factores biomecánicos que puedan ser modificados con plantillas, ortopedia o estiramientos del músculo antagonista.

Tendinopatía aquilea

La sintomatología típica de la tendinopatía del Aquiles es un dolor gradual e insidioso en el tendón de Aquiles. En los casos leves, los síntomas pueden presentarse únicamente durante el ejercicio, mientras que en los casos más severos, el dolor puede interferir en las actividades cotidianas. La exploración física revela sensibilidad cerca de la inserción del tendón, y a menudo con un pequeño bulto palpable. Los cuadros con dolor más agudo, asociados con crepitación en la exploración física, sugieren una tenosinovitis del Aquiles. Aunque el tratamiento inicial puede incluir alguna modificación de la actividad, el uso temporal de botas especiales, estiramientos suaves, hielo y AINEs, el tratamiento más efectivo es un entrenamiento de fuerza excéntrica (es decir, alargamiento de las fibras musculares cuando se aplica una carga). Los músculos gastrocnemios (o gemelos) se pueden fortalecer de múltiples maneras utilizando un escalón o un step.

Traducido de: Cosca D. y Navazio F. (2007). Common problems in endurance athletes. American Family Physician Web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *