Razones para entrenar la flexibilidad

Las fibras musculares
agosto 19, 2010
Ensayo conductual en imaginación
agosto 27, 2010
Mostrar todos

Razones para entrenar la flexibilidad

 

Flexibilidad

La flexibilidad está relacionada con la capacidad de ejecutar movimientos de gran amplitud articular por sí mismos o bajo la influencia de fuerzas externas. Por tanto, se relaciona directamente con la magnitud del ángulo que son capaces de alcanzar las articulaciones.

Cada disciplina deportiva tiene un grado de movilidad óptimo. Por ejemplo, en gimnasia artística es necesario una gran flexibilidad para poder ejecutar las acciones propias de este deporte; por el contrario, en ciclismo no es preciso poseer una flexibilidad tan acusada puesto que se trata de un deporte cíclico en el que no se llevan a cabo movimientos con amplios grados de movilidad articular.

El ciclismo en concreto tiende a provocar un acortamiento en determinados grupos musculares como el psoas-ilíaco y los isquiotibiales. Estos acortamientos se deben a la razón que ya hemos visto: el ciclismo es un deporte en el que el rango de los movimientos es muy corto, por tanto, los músculos principales actúan dentro de unos niveles de extensión mucho más bajos respecto a sus máximos. Así, tienden a acortarse.

Esto puede acarrear consecuencias muy negativas, como un aumento en la aparición de lesiones o, incluso, una reducción de la fuerza.  La aparición de lesiones es uno de los principales riesgos de la falta de flexibilidad. Un excesivo acortamiento de los isquiotibiales puede provocar una pérdida de la lordosis lumbar (es decir, la curvatura de las vértebras lumbares desaparece) y puede aparecer, entre otros síntomas, un pinzamiento en el nervio ciático o afectaciones de los discos intervertebrales.

Por otra parte, un músculo excesivamente acortado tendrá un rango de contracción menor y, en consecuencia, su capacidad para generar tensión se verá mermada. De ahí la relación entre la flexibilidad y la capacidad para generar fuerza.

En resumen, la flexibilidad puede jugar un papel secundario que afectará al rendimiento deportivo. Ello se debe a que aporta unos beneficios diferentes al resto de cualidades físicas:

  • Relaja la tensión emocional.
  • Relaja la musculatura.
  • Alivia las molestias musculares.
  • Aumenta o mejora las destrezas físicas.
  • Ayuda a prevenir lesiones.

Un plan de entrenamiento adecuado deberá incluir ejercicios de estiramiento en cada sesión para eludir los acortamientos musculares. Los estiramientos deberán centrarse en todo el cuerpo, ya que hay grupos musculares que, a pesar de que no influyen directamente en la producción de fuerza en el ejercicio, sí pueden estar en tensión constante y forzándose.

Diego Martínez García

Lcdo. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Colaborador de PreparadorFisico.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *