Síndrome de túnel carpiano

Gran actuación de Adelino Moll en la Marcha de Biar
Septiembre 19, 2010
Cadencia de pedaleo y eficiencia en ciclistas de élite
Octubre 27, 2010
Mostrar todos

Síndrome de túnel carpiano

El canal carpiano está formado por los huesos de la muñeca y por el ligamento anular anterior. Esta zona está recorrida por el nervio mediano y por los tendones flexores de las falanges. Si, por cualquier razón, aumenta la masa que contiene el canal o disminuye la amplitud el mismo, puede producirse la compresión del nervio que alberga.

Así pues, el síndrome del canal carpiano se produce por una compresión del nervio mediano a causa de una flexión dorsal excesiva o mantenida de la mano o por traumatismos repetidos en la zona. Ambos casos se pueden producir en el mountain bike, ya que, en el caso de tener la bicicleta mal regulada, se puede producir una flexión forzada de la muñeca y porque en determinadas situaciones, como bajadas por trialeras o desplazamientos por firmes muy irregulares, la vibración del manillar es bastante intensa y ésta se transmite, principalmente, a la mano.

Los principales síntomas de esta patología son la pérdida de fuerza en las tres primeras falanges de la mano afectada, asociada a una disminución de la sensibilidad (hipoestesia) o a sensación de hormigueo (parestesia), y dolor en la muñeca que puede propagarse hacia el codo. Estos síntomas se acentúan en el momento de realizar alguna actividad manual.

Para detectar el síndrome de canal carpiano se puede pedir al sujeto que realice una flexión de muñeca bastante acentuada durante 1 minuto para comprobar si se produce el denominado signo de Phalen (comenzará a sentir parestesia). Si, por el contrario, el paciente coloca la muñeca en posición neutra, sentirá alivio.

En el caso de que los efectos de la compresión provoquen la pérdida de sensibilidad en la región inervada por el nervio mediano, se detectará como, en el tiempo, se da una pérdida de masa muscular (atrofia) en el pulgar de la mano afectada. Esa atrofia será bastante patente si se compara con el pulgar de la otra mano (en el caso de que no la tenga afectada).

Como medio de diagnóstico, lo más fiable es la exploración física y la comprobación del signo de Phalen. Una prueba radiológica tan sólo nos serviría para descartar otro tipo de patologías como pueden ser artritis reumatoide, artrosis, fracturas o tumoraciones.  Para confirmar dicho diagnóstico, sería aconsejable utilizar electromiogramas o estudios de conducción nerviosa.

El tratamiento a seguir pasa por dos procesos: tratamiento conservador y, si éste no es suficiente, tratamiento quirúrgico.

El tratamiento conservador consistirá en aconsejar al sujeto un cambio en la actividad que realiza (poco probable en la situación que nos concierne), el uso de antiinflamatorios no esteroideos, la aplicación de una férula que mantenga la muñeca en posición neutral (no es aconsejable en un mountain biker porque la muñeca ayuda a absorber impactos de las irregularidades del terreno para que no se transmitan a la espalda) o la inyección de corticoesteroides. Todo esto con la intención de que aumente el espacio en el canal carpiano.

Si lo anterior no fuera suficiente, habría que recurrir al tratamiento quirúrgico. Ello consistiría en la disección del ligamento anular del carpo para que éste ejerciera menos presión. Hoy en día, el método más utilizado con ese fin es la cirugía endoscópica.

Como prevención para practicantes de mountain bike, es recomendable el uso de guantes bien acolchados, regular correctamente la bicicleta en la distancia entre el sillín y el manillar, ya que si es muy corta habrá más riesgo de flexionar indebidamente la mano, y situar la maneta de los frenos a una altura adecuada para poder accionarlas manteniendo la mano y el antebrazo en línea recta.

Diego Martínez García

Lcdo. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Colaborador de preparadorfisico.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *